domingo, 20 de febrero de 2022

Himno a Badajoz Vencedora

(11 de febrero de 1810)

En el año de 1810, las tropas napoleónicas ocupan casi toda España y se plantan por primera vez frente a las magníficas fortificaciones de Badajoz, que junto con Cádiz, se mantienen airosas haciéndoles frente. Tras superar a las tropas españolas que pretendían cerrarles el paso en las sierras del sur de la provincia, las avanzadas del ejército francés, mandado por el Mariscal Mortier, comienzan el 10 de febrero a desplegar alrededor de la ciudad para proceder a su cerco. La guarnición se encuentra muy disminuida, pero sabe que si es capaz de dificultar las actuaciones del enemigo durante unos días, llegarán las tropas de socorro, aunque se enfrentan a un ejército de unos 9.000 hombres, con cerca de 1.000 jinetes de caballería.

Gracias a las heroicas e incluso temerarias acciones de los vecinos de Badajoz que,  rechazando las propuestas enemigas de rendición, se incorporaban voluntariamente a las salidas de las tropas y colaboraban codo a codo con los soldados, se consiguió que los franceses se reagruparan en algunos puntos, desprotegiendo otros, lo que permitió el hueco suficiente en su despliegue para que, la noche del 12 de febrero, entrara en la ciudad una potente columna de refuerzo, al mando del valiente general Menacho.

Badajoz se había salvado. Se había enfrentado con valor a un terrible enemigo la primera vez que había osado tratar de rendir la plaza, y el francés, viendo que su objetivo resultaba ahora más difícil, y no contando con la artillería y material suficiente para un largo asedio, se retiró de nuevo hacia el sur.

Condecoración al valor Badajoz 1810

(Condecoración concedida a las tropas que defendieron Badajoz en 1810)

Meses después, en la sitiada ciudad de Cádiz, donde se refugia la Junta Suprema, con los teatros cerrados y la población con serios problemas al ver prolongarse el asedio, va a surgir un tipo de género musical que ha venido a describirse como Música Patriótica, y que se extenderá de forma subversiva a toda la España ocupada, con la finalidad de estimular el patriotismo y aunar todos los esfuerzos contra el enemigo.

En contraposición a los himnos cantados a coro por actores y público exaltado en los teatros, se trataba de canciones ejecutadas por solistas con el acompañamiento del piano, que tuvieron un gran éxito en el ambiente privado y familiar, como se desprende de los testimonios de escritores como Alcalá Galiano o Mesonero Romanos.

Para la música de estas obras se solían utilizar melodías populares (seguidillas, fandangos o jotas), o de la esfera lirica, ya conocidas. A ellas se aplicaban las letras que ensalzaban el espíritu heroico de la nación o difundían noticias sobre victorias propias, lo que permitía una popularización inmediata.

En otras ocasiones, la colaboración entre poetas y músicos de renombre generaba piezas de una mayor calidad musical y estilística, como es el caso que nos ocupa, el Himno a Badajoz Vencedora, compuesta por el presbítero D. Francisco José de Molle.


(Portada de la partitura)

Este curioso personaje(1), que además de religioso fue un activo articulista en multitud de periódicos y gacetas, compuso algunos temas musicales de este tipo, con una calidad digna de ser resaltada.

De Molle utiliza el ejemplo de Badajoz enfrentándose casi sin medios al invasor, para levantar los ánimos de los vecinos de Cádiz, que se encuentran ahora en una situación similar, en el mes de junio de 1810.

El tema tuvo su aceptación, pues llegó incluso a publicarse en el mes de octubre nada menos que en la ciudad de Valencia. Pero la caída de Badajoz en poder de los franceses en su segundo y definitivo asedio, en marzo del año siguiente, tras la heroica muerte en combate de su principal valedor, el general Menacho, hizo que el “Himno a Badajoz Vencedora” dejara de interpretarse, para acabar olvidado en el fondo de los cajones durante más de doscientos años(2).


(Partitura del Himno a Badajoz Vencedora)

Desde el año 2015 una copia de esta partitura se encuentra en la Biblioteca Nacional de España.

Su adaptación para banda de música se interpretó por primera vez en el Teatro López de Ayala de Badajoz, la noche del 3 de marzo de 2022.



HIMNO A BADAJOZ VENCEDORA

   (Voz majestuosa)

Badajoz del tirano del orbe 
vió las tropas sangrientas llegar 
que en sus muros quisieron altivas 
el infame pendón tremolar, 
el infame pendón tremolar.
Más alzando la impávida frente
sus guerreros en torno llamó,
fiel escudo y espada valiente
de sus pechos y brazos formó, 
y brazos formó.

   (Coro)

Patriotas, mil cantos alegres
entonemos con plácida voz,
del orgullo francés este día
valerosa triunfó Badajoz.
del orgullo francés este día
valerosa triunfó Badajoz (x2)

Patriotas, mil cantos alegres
entonemos con plácida voz,
del orgullo francés este día
valerosa triunfó Badajoz.
del orgullo francés este día
valerosa triunfó Badajoz (x2)

(1) Francisco José de Molle llegaría a ser capellán de honor de SM en 1814 por su encendida defensa de la autoridad real, manteniéndose siempre del lado de los absolutistas en los enfrentamientos con los liberales que caracterizarían el reinado de Fernando VII.

(2) Sería el historiador pacense Jacinto Marabel quien la citara por primera vez en un artículo sobre el general Menacho publicado en la Revista de Estudios Extremeños en 2016.


lunes, 2 de agosto de 2021

Paisajes de Guerra

Paisajes de Guerra (PAdGUE) es un proyecto de investigación de la Universidad de Alicante, financiado por la fundación BBVA, con la finalidad de poner en valor los campos de batalla de la Guerra de la Independencia y ciudades que sufrieron importantes asedios.

De carácter interdisciplinar, pues en él participan especialistas en Historia Contemporánea, Historia del Arte, Patrimonio, Turismo, Didáctica, Comunicación Audiovisual e Ingeniería Multimedia, utiliza una plataforma informática inteligente, conocida como “Web Semántica” en la que se han creado una serie de recursos que están etiquetados, relacionados y geolocalizados, que están disponibles para su uso por otras aplicaciones sobre dispositivos móviles.

De la mano de la Asociación Histórico-Militar Alfonso IX y este blog Badajoz 1811-1812, se ha dado de alta en este magnífico portal web el apartado correspondiente a los sitios de Badajoz:

Campos de Batalla en PAdGUE

La presentación se inicia con un estupendo montaje audivisual, que no os podéis perder, e incluye 65 interesantes recursos asociados entre documentos, cartografía, iconografías, biografías...



Una página que todo aficionado a la Guerra de la Independencia debe añadir a su lista de Favoritos...



sábado, 29 de mayo de 2021

La Albuera. Colina Fatal

 


Título:     La Albuera. Colina Fatal.
Autor:      Mark S. Thompson.
Traducción y gráficos: Fernando Ortiz Martínez

PublicaciónDiputación de Badajoz, Servicio de Publicaciones, 2021.

Sinopsis: 

El historiador británico Mark S. Thompson, especialista en la actuación del ejército británico de Wellington durante la Guerra Peninsular, relata con todo detalle la campaña de 1811 del cuerpo de ejército anglo-portugués comandado por el general William Carr Beresford.

Desde las orillas del Tajo portugués colaborando para frenar el avance francés de Massena sobre Lisboa, dirige una marcha rápida hacia Extremadura una vez se confirma el repliegue de éste y la progresión hacia el norte de Soult desde Sevilla.

Sus actuaciones en Campo Mayor, los dos fallidos asedios británicos al Badajoz ocupado tras la muerte de Menacho y la batalla de La Albuera, hasta su repliegue final de nuevo a territorio portugués, son narrados con inusitado detalle, sin ahorrarse las numerosas tensiones entre los propios jefes británicos, nada conformes con el nombramiento de Beresford para esta importante misión y sus obvias carencias en su capacidad de liderazgo.

(La Albuera. Colina fatal, portada)

También resulta muy interesante conocer el punto de vista británico sobre sus aliados españoles, poco propensos a veces a la colaboración. Las actitudes positivas del Marqués de la Romana y de Castaños, la chocante testarudez de Mendizábal, la heroica actuación de Menacho o la increíble rendición de Imaz, al que llegan a tildar claramente de traidor.

La parte principal de la obra se centra en la batalla de La Albuera, analizada con exhaustividad, y a la que los nuevos gráficos, incorporados por Fernando Ortiz para la versión española, aportan vistosidad a la vez que permiten fijar visualmente las posiciones y los movimientos de las diversas unidades aquella terrible jornada.

Ataque inicial del Ejército Francés
(Ataque inicial del ejército francés a La Albuera)

Completan este detallado estudio una amplia colección de anexos con documentos completos, órdenes de batalla, relaciones de bajas de todos los ejércitos implicados, e incluso un detallado índice onomástico.

En definitiva, una obra muy completa que nos aporta una visión diferente de unos hechos ya conocidos, y otros no tanto, del convulso año de 1811 en los alrededores de la ciudad de Badajoz.


lunes, 24 de mayo de 2021

DIARIO DE MENACHO

 


Título: DIARIO DE MENACHO. Diario de la Defensa de Badajoz de 1811.
Autor: Rafael Menacho y José de Imaz.
Coordinador: Fernando Ortiz Martínez

PublicaciónDiputación de Badajoz, Servicio de Publicaciones, 2021.

Sinopsis:  Narración de la defensa de Badajoz ante el asedio francés del Mariscal Soult en 1811 contada en primera persona por sus protagonistas. El Archivo Histórico Nacional ha cedido los derechos para la reproducción facsimilar de las cartas manuscritas por Rafael Menacho y José de Imaz con el diario de operaciones de la defensa, remitidas al general José de Heredia, secretario del Despacho de Guerra del Gobierno de la Regencia, en la también sitiada ciudad de Cádiz.

Así todos los aficionados podremos leer de primera mano las actuaciones de las tropas, los desvelos del del comandante militar, su frustración ante los errores y su infatigable voluntad de vencer, o al menos vender lo más cara posible la ocupación de la plaza.

Fernando Ortiz incluye una cuidada transcripción para facilitar y seguir la lectura de la acción, acompañada de numerosas anotaciones al margen describiendo terminos técnicos o algunos detalles no tan claros para el lector no habituado a los ataques y defensas a fortificaciones abaluartadas.

(Diario de Menacho, portada)

Completan la descripción de la defensa otros escritos con los que el general Imaz informaba a la Regencia de la capitulación de la ciudad, así como las interesantes introducciones de Eduardo García-Menacho (descendiente del General)  y Salvador Amaya (autor de la estatua que la ciudad de Badajoz dedicó a su héroe).

(Una de las cartas firmada por Menacho)

Una cuidada edición del Servicio de Publicaciones de la Diputación de Badajoz, que no debería faltar en la biblioteca de ningún pacense interesado por la historia de su ciudad.