martes, 27 de marzo de 2012

26 y 27 de Marzo de 1812



El 26, los sitiadores abandonaron su primer ataque contra los frentes 8, 9. Dueños de la luneta de la Picuriña, se establecieron en ella definitivamente e hicieron comunicaciones para unirlas con su paralela. AI mismo tiempo sus baterías sostuvieron un fuego continuado durante toda esta jornada, pero sin obtener mucho efecto, porque ni siquiera consiguió detener el nuestro. Había llegado el momento de intentar una tercera salida, para tratar de volver a ocupar la Picuriña y ganar tiempo, pero se objeto que la guarnición no era lo suficientemente fuerte para exponerla a esta clase de peligros.

Las baterías de los fuertes 6, 7, 8, dirigidas sobre el nuevo punto de ataque, dispararon con velocidad, y el fuego de mosquetería fue también muy intenso. El enemigo, que se hallaba muy mal cubierto en sus trincheras, sufrió pérdidas considerables. Sin embargo, empezó dos baterías de brecha en la gola de la luneta en (l K), que dirigió contra el flanco izquierdo del baluarte 6, y contra la cara derecha del baluarte 7. Con todo el vigor que había desplegado en sus ataques no había hecho más que titubear, se debía presumir al menos, viéndole abandonar las baterías que habían levantado antes contra el frente 8, 9, para dirigir todos sus esfuerzos contra los baluartes 6, 7.

La toma de la Picuriña le determinó, sin duda, a cambiar su plan de ataque. La artillería de la plaza empezó a construir una batería de ocho piezas de 24 en el semibaluarte 9, que fue acabada el 27 por la mañana y que, por su situación, batía las que el enemigo había amenzado en la gola de la luneta de la Picuriña.
Se emplean también trabajadores en levantar la contraescarpa imperfecta del baluarte numero 7, en el deseo de cubrir los revestimientos, y se establecieron tiradores en los caminos cubiertos de estas obras.

En la noche del 26 al 27, los sitiadores construyen a la zapa volante un ramal en zig-zag delante de su paralela, para aproximarse a la Luneta de San Roque; al mismo tiempo hicieron un movimiento sobre la orilla derecha del rio y se aproximaron a la Iuneta Verlé, donde entablaron tiros de fusilería, que tenían por objeto llamar la atención y facilitar el emplazamiento de un reducto cuadrado en (L), a 400 metros alrededor de esta Luneta. Las baterías de brechas continúan su trabajo sin interrupción, a pesar de nuestro fuego.

Plano correspondiente al sitio: Plano Lamare

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada