miércoles, 9 de marzo de 2011

Día 9 de Marzo de 1811

Diario de los atacantes

Los trabajos de esta noche fueron continuados por los obreros de artillería, de ingenieros y de infantería, dirigidos como de costumbre, por la oficialidad de las armas especiales.

Se espesó el través establecido en el foso de la media luna (revellín) con cestones y sacos de tierra para cubrir con más solidez el paso y desenfilarse de los fuegos del baluarte 3 (Santiago); al mismo tiempo se ensanchó la abertura practicada en la contraescarpa para facilitar la marcha de las tropas de élite destinadas a dar el asalto. En seguida, otros obreros ejecutaron una escalera en las tierras de las escarpa de la media luna para subir al parapeto cubierto. Durante el curso de estos trabajos, los sitiados, favorecidos por la luz de la luna, hacían un fuego terrible de fusilería, de cañón, de morteros y de pedreros que castigaba duramente a nuestros soldados; a pesar de todo, nuestros zapadores aprovecharon las horas de obscuridad para formar un abrigo en el terraplén de la media luna, y este abrigo, una vez empezado, lo continuaron a pesar de todos los esfuerzos de la artillería de la plaza para arrojarlos de allí.

[...]

Mientras los trabajos se llevaban a cabo con toda la diligencia posible, el capitán l'Espagnol hacía ejecutar un fuego muy vivo contra la cortina, y su celo se coronaba por un éxito cada vez más creciente; a cada salva de artillería se veían caer trozos de muralla en el foso. Al mismo tiempo todas nuestras baterías de morteros y de rebote, hacían un gran fuego y reducían al silencio, a intervalos, las de los sitiados. No obstante, nuestras pérdidas fueron casi iguales a las de las noches precedentes.

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada