jueves, 22 de marzo de 2012

22 y 23 de Marzo de 1812


Las jornadas del 22 y 23 fueron lluviosas; el enemigo continuó, sin embargo, sus obras con la misma actividad, y levantó una nueva batería en (7) contra la Picuriña, que se utilizó en seguida contra el baluarte numero 7 . Los trabajos defensivos continúan con 800 trabajadores de la guarnición. La artillería había dispuesto de 31 bocas de fuego, desde el Castillo hasta el baluarte numero 5, dirigidas contra las obras del enemigo.


Plano correspondiente al sitio: Plano Lamare


......................................................................................................................................................

Del "Diario de los Sitios" de Jones:

22 de Marzo.- La parte baja de la paralela se llenó de agua y la mañana entera se ocupó en vaciarla y hacer un fondo artificial de fajinas y sacos terreros para que las tropas se pudieran mover por ella, así como en los ineficaces intentos de establecer un sistema de drenaje.


Durante la pasada noche la guarnición levantó protecciones para tres piezas de campaña en la orilla derecha y poco después de amanecer las instaló y comenzó un fuego muy destructivo, que continuó durante todo el día... A consecuencia de esto el Teniente General Leith con la 5ª División recibió la orden de marchar desde Campo Mayor y completar el cerco de la plaza por este lado.


A las 4 p.m. cayó la lluvia más intensa que se pueda imaginar, volviéndose a llenar las trincheras de agua. El puente de barcas sobre el Guadiana fue arrastrado río abajo; once de los pontones se hundieron en su posición y la corriente se hizo tan intensa que las barcazas apenas si podían trabajar. Se dudaba si sería posible abastecer al ejército y transportar los cañones y la munición necesaria para el ataque, hasta el punto de plantearse si sería necesario retirarse de la plaza...


Durante la noche, en la parte baja del cerco los trabajos avanzaron muy poco, tratando de despejar las trincheras de agua y establecer un paso. Los hombres se hundían a cada paso hasta casi la rodilla...


23 de Marzo.- El tiempo mejoró por la mañana y el terreno comenzó a hacerse consistente. Todos los esfuerzos se dirigían a montar las plataformas para los cañones. Mientras esto se intentaba en algunas baterías de la derecha, donde los parapetos proporcionaban aún escasa protección, la guarnición concentró un gran volumen de fuego sobre los carpinteros, y mató e hirió a varios. Aún así el trabajo perseveró con tesón y a mediodía todas las baterías estaban tan avanzadas que no había duda de que podrían abrir fuego al día siguiente, pero a las 3 p.m. la lluvia torrencial comenzó de nuevo y continuó hasta las 7 p.m. y las trincheras volvieron a llenarse de agua por todas partes.

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada