miércoles, 2 de marzo de 2011

Día 2 de Marzo de 1811

Diario de los defensores.

En la noche anterior se trabajó en la Cortina de San Francisco y Baluartes colaterales con la mayor actividad de modo que, antes de amanecer, el fuego de la Plaza tenía ventajas considerables sobre el del enemigo, pero sin embargo se siguió con viveza hasta que se le hizo callar casi del todo, bien que la gloria de este día ha sido tan singular, como será siempre memorable en la historia, pues habiendo caído una bomba de la plaza en el repuesto de la batería de los enemigos situada al frente de la Cortina de San Francisco, produjo tales efectos su explosión que quedó inutilizada del todo en términos de no volver a dar un tiro desde las once del día en que sucedió tan afortunado acontecimiento. Las baterías enemigas colaterales continuaron su fuego con bastante lentitud, pero la Plaza los aumentó en términos que la pérdida de los enemigos por todas circunstancias deben ser considerables. Por otro lado fue este día la Fortuna nuestra compañera, pues debiendo establecerse al amanecer en el camino cubierto las dos Compañías de Granaderos y una de Tiradores del Regimiento de Infantería del Príncipe, dieron parte no poder ejecutarlo por hallarse ya alojado el enemigo…

[…] falta un trozo […]

que por su servicio y fatiga se le mande dar, y este rasgo generoso se ha hecho público en la Orden del Día, y ahora se presenta al Gobierno Supremo de la Nación para su debido conocimiento. Los acontecimientos de este día han animado tanto a la guarnición y vecindario que a pesar de estar el enemigo alojándose sobre la estacada, construyendo un caballero de trinchera para batir en brecha la cortina de San Francisco y cara del Baluarte de San Juan, se ha creído tan ventajoso al enemigo que le mira con poco cuidado, y como éste ha sufrido una pérdida de tanta consideración y no tiene apagado ninguno de los fuegos de la Plaza deberá desmayar en su osadía, pues el ataque que lleva tiene más de arrojado que de conocimiento, con relación a que con poca artillería se determina a batir en brecha, antes de batir de otro modo a la Plaza. El fuego que ha hecho en este día consiste en 689 cañonazos, 21 bombas y 7 granadas, de modo que, de no haberse tenido la felicísima fortuna de volarse el repuesto de los enemigos, el fuego de este día hubiera sido el más terrible, pero se espera que el día de mañana no sea de tanta consideración porque la explosión demostraba ser de más de mil tiros de cañón, pues no se notó el estallido de bombas ni granadas.

0 Opiniones:

Publicar un comentario en la entrada